Cacao y Salud…



El cacao tiene más de cien propiedades medicinales estudiadas ampliamente, su consumo cotidiano mejora la digestión y el tránsito intestinal, es un gran energizante y revitalizador, disminuye el cansancio, la fatiga, el agotamiento, la ansiedad y la depresión.


A partir de las semillas de cacao, también llamadas almendras de cacao se elabora el chocolate, el placer y la protección a la salud asociado al consumo del chocolate elaborado con cacao son resultado de los flavonoides contenidos en el cacao, los flavonoides son compuestos químicos orgánicos que actúan como antioxidantes que protegen a las lipoproteínas de baja densidad (LDL), al ADN del daño oxidativo, regenera las vitaminas E y C para que continúen ejerciendo su capacidad antioxidante.


Éstas propiedades hacen que el cacao tenga un efecto protector de nuestra salud ayudándonos a prevenir enfermedades cardiovasculares, infartos, accidentes cerebrovasculares y algunos cánceres.


La manteca de cacao ayuda a mejorar la cicatrización, hidratar la piel, es antioxidante, ayuda a quitar manchas de la piel, sanar quemaduras y la regeneración de la piel. La manteca de cacao tiene un amplio uso en la industria alimenticia, la cosmética y la farmacéutica.


La cascarilla del cacao tiene un uso medicinal en infusiones para diversos malestares digestivos, relajantes, antioxidante, energizante, respiratorio.


La cáscara de la mazorca de cacao puede usarse en infusiones y como abono para la regeneración de las tierras cultivadas, así como por su alto contenido en fibra, carbohidratos y almidón.


El chocolate elaborado con un alto contenido de cacao (por encima del 70%) se recomienda para:

  • Ganancia de peso en pacientes desnutridos o portadores de enfermedades desgastantes como la tuberculosis.
  • Alternativa o complemento del tratamiento médico de las personas que tienen riesgo alto de sufrir enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares o cánceres.
  • Genera bienestar estimulando el sistema nervioso central en personas que sufren de apatía y/o depresión, acción que ahora podría ser atribuida a la feniletilamina, teobromina y la cafeína que posee el chocolate.
  • Regular desordenes menstruales y favorecer la concepción.
  • Tratar enfermedades hepáticas y del riñón.
  • Como antioxidante y afrodisiaco.
  • Calmar, suavizar y tranquilizar a los pacientes identificados como «sobreestimulados», o con ansiedad, pues ocasiona un efecto relajante.
  • Mejorar la digestión y tránsito intestinal, estimular los riñones y acelerar el flujo de orina, ablandar las heces e, incluso, la curación o reducción de las hemorroides.
  • Reducir la presión arterial y la vasodilatación periférica.

Te interesa saber màs.